Foro Defensa México

Rusia puede abrir bases militares en Venezuela, Nicaragua y Cuba

Ir abajo

Rusia puede abrir bases militares en Venezuela, Nicaragua y Cuba

Mensaje por phanter el Febrero 26th 2014, 14:49

Rusia está negociando la suscripción de acuerdos sobre la instalación de sus bases militares en Cuba, Venezuela, Nicaragua, entre otros estados, informó el ministro de Defensa ruso.

De acuerdo con Serguéi Shoigú, el ministro de Defensa ruso, Rusia está negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela, Nicaragua, Seychelles, Singapur y otros Estados.

Hoy en día el país dispone de las siguientes instalaciones fuera de sus fronteras:
En Kirguistán, la base aérea de Kant.
En Ucrania, la base naval de Sebastopol, las bases aéreas de Kacha y Gvardéiskoye, todas ellas en la península de Crimea.
En Transnistria (una región que proclamó su independencia de Moldavia), una agrupación formada por una brigada de infantería motorizada, un regimiento de defensa antiaérea, un regimiento de enlace y una base aérea.
En Armenia, una base del Ejército de Tierra, con cerca de 2.500 efectivos.
En Tayikistán, una base del Ejército de Tierra ubicada en tres ciudades y consistente de varios batallones.


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/120999-rusia-negocia-apertura-bases-militares-paises

avatar
phanter
Señalero
Señalero

Masculino Cantidad de envíos : 965
Fecha de inscripción : 21/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Rusia puede abrir bases militares en Venezuela, Nicaragua y Cuba

Mensaje por Lanceros de Toluca el Febrero 27th 2014, 22:29

Falto Tartus en Siria (aunque no sea mas que un vil muelle y unos cuartitos)

Lanceros de Toluca
Alto Mando
Alto Mando

Masculino Cantidad de envíos : 19875
Fecha de inscripción : 25/07/2008 Edad : 97

https://www.facebook.com/pages/Defensa-M%C3%A9xico/3631280304218

Volver arriba Ir abajo

Rusia reactiva su presencia en traspatio de EU

Mensaje por belze el Junio 27th 2014, 03:35


Rusia reactiva su presencia en traspatio de EU

MATILDE CÓRDOBA
23 DE JUNIO DE 2014
PRISMA INTERNACIONAL


Managua, NICARAGUA, (apro).- Vladimir Putin ha puesto sus ojos en Nicaragua. Las relaciones diplomáticas y comerciales entre Moscú y Managua no son recientes: fueron intensas en la década de los ochenta, pero se han profundizado tras el retorno de Daniel Ortega al poder y más específicamente en el último año.

El estrecho vínculo, a criterio de especialistas consultados por Apro, está revestido de pragmatismo y basado en contenidos estratégicos. Por un lado el gobierno nicaragüense ha demostrado ser un socio confiable diplomáticamente, respaldando a Rusia en los foros internacionales, y por otro, el Kremlin ha sabido devolver el favor con ayuda económica y como aliado en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“La Nicaragua de Ortega ha apostado fuertemente por fortalecer su relación con la Rusia de Putin. Fue de los primeros gobiernos en reconocer la secesión de Abjasia y Osetia y apoyó de inmediato la anexión de Crimea, recibiendo de Rusia apoyo económico vía donaciones de trigo, autobuses, tractores, asesoría y equipo militar”, analiza el exdiputado liberal José Pallais.

A criterio del experto en temas internacionales, Mauricio Herdocia, para la Federación Rusa “está claro que Nicaragua representa, al igual que otros Estados en esta zona del mundo, puntos de apoyo para mejorar la correlación internacional de fuerzas políticas y ampliar su presencia, influencia y actividades ante el desafío de proyectarse en otras zonas allende las propias”.

Nicaragua, dice Herdocia, es “un aliado cauto, pero estable”. Hay que remontarse a 1979 para comprender la relación entre Rusia y el país centroamericano. En ese año triunfó la Revolución Popular Sandinista y se afianzó el contacto con el Kremlin, que entonces se erigió como uno de los principales aliados de los sandinistas.

El embajador ruso en Managua, Nicolay M. Vladimir, resume de esta manera la intensidad de ese vínculo en la década de los ochenta: “Cientos y cientos de nicaragüenses estudiaron en la Unión Soviética. Es difícil decir en qué carrera no preparamos especialistas para Nicaragua”.

Pero hay más: toda la técnica que posee el Ejército de Nicaragua provino de ese país. Según explica el diputado sandinista Jacinto Suárez, actual presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento, entre 1990 y 2007 los gobiernos enfriaron las relaciones con la nación euroasiática. Cuando Daniel Ortega regresó al poder, en 2007, retomó el vínculo porque “este gobierno no le tenía miedo a una relación con Rusia”.

Pese al entusiasmo, cuando Ortega regresó al poder, la relación parecía dar pocos frutos. En 2008 Nicaragua fue la segunda nación en el mundo que se apresuró a reconocer a las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, recibiendo posteriormente, en julio de 2010, en plaza llena, durante una actividad política que conmemoró el 31 aniversario de la Revolución Sandinista, a los presidentes de ambas repúblicas. A cambio, Rusia donó autobuses para renovar la flota de transporte urbano colectivo en Managua.



Aliado estratégico

De acuerdo con el diplomático ruso, el estrechamiento del vínculo coincidió con la recuperación económica de su país, por lo que fue reactivada una Comisión Intergubernamental Mixta que funcionó de manera exitosa en la década de los ochenta. Dentro de esa Comisión, funcionarios nicaragüenses de todo tipo: policiales, militares, diplomáticos y promotores de inversión, han viajado a Moscú. Sin embargo, ha sido en el último año y más específicamente en este 2014, cuando estos vínculos se han hecho notar más.

En agosto de 2013 dos buques rusos anclaron en el puerto de Corinto, en el Pacífico nicaragüense, como parte de una visita amistosa dentro del aniversario de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua. Hasta ahí viajó el presidente Daniel Ortega. “Bienvenidos y nos sentimos honrados de estar en territorio de la Federación rusa, unidos por las aguas de los océanos”, dijo en esa ocasión, tras recorrer ambos buques.

En los dos últimos años Rusia ha donado 200 mil toneladas de trigo, dándole cobertura a aproximadamente 80% de las necesidades de Nicaragua, y en los últimos tres años ha entregado 27 millones de dólares en equipos para prevenir y mitigar desastres naturales.

“Considerando los riesgos, las ganancias de Nicaragua hasta el momento no son significativas, lo que nos lleva a pensar que existe un claro trasfondo ideológico y que la relación es vista por Ortega como una inversión estratégica para el futuro”, sostiene José Pallais.

La lucha contra el narcotráfico ha sido uno de los principales temas de coincidencia, a tal punto que Rusia prometió construir en Nicaragua un centro de capacitación para agentes antinarcóticos de la región. Asimismo, ambos gobiernos acordaron instalar un satélite ruso en Nicaragua que estaría dentro del sistema ruso denominado Glonass.

En abril el canciller ruso Serguéi Lavrov estuvo en Managua. Se reunió con el presidente Daniel Ortega y dijo que Rusia y Nicaragua son “pueblos hermanos” que siempre están “luchando por la paz y la estabilidad en el mundo”.

En boca del excanciller Norman Caldera, todo esto evidencia que “Rusia es la alianza estratégica más importante” del gobierno de Ortega.

“El comandante (Ortega) ha estado ligado a la Unión Soviética y a la Federación de Rusia sin solución de continuidad. Su apoyo a las provincias rebeldes georgianas le facilitó un apoyo en el Consejo de Seguridad y una colaboración en el Caribe que le permite, entre otras cosas, enfrentar con éxito las bravuconadas del presidente (colombiano) Juan Manuel Santos”, agrega.

Caldera va más allá y dice que la necesidad de la administración de Ortega por congratularse con Rusia la ha llevado a menospreciar los intereses de naciones latinoamericanas gobernadas por presidentes de la misma tendencia política, como es el caso de Argentina.

Nicaragua, dice Caldera, apoyó “la libre determinación de Crimea, sin respetar el principio de integridad territorial, en este caso de Ucrania, pero también de Argentina en el caso de las Malvinas.”



“Juego geo-estratégico”

El analista Julio Icaza considera que con esta alianza Nicaragua pierde mucho en términos de credibilidad e imagen internacional y al mismo tiempo arriesga su integridad.

“En condiciones normales la relación entre Nicaragua y Rusia debería producir únicamente beneficios, pero en el contexto de un enfrentamiento de Rusia con las potencias occidentales, el acercamiento se convierte en parte de un juego geoestratégico de Rusia frente a Estados Unidos”.

En febrero pasado trascendió en los medios de comunicación rusos que ese país deseaba instalar bases militares en Nicaragua. La noticia generó desconcierto y críticas pero fue desmentida a la brevedad en Nicaragua. El embajador Nicolay M. Vladimir insiste en este punto y aclara: su país ha hablado solamente de la posibilidad de que los buques puedan abastecerse en puertos nicaragüenses.

Para Icaza, la situación aun así sigue siendo complicada. “Hablar de convertir a Nicaragua en un espacio de abastecimiento para naves y aeronaves rusas no solamente es una estratagema que no logra sortear la prohibición constitucional de bases militares y estacionamiento de tropas extranjeras, sino que agiganta el riesgo, pues convierte a todos los puertos y aeropuertos del país en potenciales objetivos militares a la hora de una confrontación entre esas superpotencias”.

El diputado sandinista Jacinto Suárez no comparte esta idea. “No hay que ser catastrofistas”, dice. Por separado, el embajador ruso en Managua lo secunda: “Nosotros entramos a puertos de muchos países, incluidos algunos miembros de la OTAN. No hay nada especial, es una práctica normal”.

“¿Qué amenaza representa que compren papa y carne aquí? ¿A quién se amenaza? A mi juicio hay que entender las cosas como son y no tratar de dar una explicación que no tiene base real”, dice el diplomático.

Según el catedrático de relaciones internacionales de la Universidad Americana, Edgardo Pinell, la cercanía a Rusia no generará mayor inquietud en la administración de Barack Obama.

“El descuido de Estados Unidos hacia América Latina, incluyendo Nicaragua, ya es casi algo crónico. Diferente es lo sucedido en Ucrania, donde vemos a una Rusia anexionista y claramente expansionista. En el caso de Nicaragua más bien resulta ser una relación internacional dentro del margen normal de actuación de dos Estados soberanos, aunque claro está que en Washington se toma nota de todos estos detalles”.

El especialista Mauricio Herdocia considera que este es un “tema de límites”. Explica: “Nicaragua está manejando una política abierta de alianzas estratégicas en ejercicio de su soberanía y autodeterminación como lo reconoce la embajadora de Estados Unidos en Managua, pero tiene que cuidar su entorno y sus relaciones tradicionales”.

Herdocia insiste en que la relación con Rusia debe tratarse como el refrán: “ni tan lejos que no alumbre al santo, ni tan cerca que lo queme”.

“Está viva la lección de nunca colocarse en el centro del tablero geo-estratégico ni ser arrastrado a una disputa donde se corre el riesgo de ser aplastado”, dice Herdocia, para quien esta relación “no está exenta de riesgos” y en la que se debe medir cada paso.

Mauricio Herdocia no deja de circunscribir la alianza entre Rusia y Nicaragua como parte de la búsqueda de nuevos socios emprendida por ambos países.

“La idea misma de construir un canal interoceánico, al convertirse en un eje del discurso oficial de proyección externa, habla claramente de la necesidad de aumentar el tejido de asociatividad internacional, buscar incesantemente nuevos interlocutores y acercar a antiguos aliados como la propia Federación Rusa o mover al empresariado de terceros países como China, alrededor de este proyecto que, de consolidarse como una opción viable, podría poner los nombres de sus patrocinadores en blanco y negro sobre la mesa”, analiza Herdocia.

Las relaciones comerciales entre ambos países se encuentran en pañales. El embajador ruso se atreve a decir que el monto de las transacciones es aún simbólico y añade que se precisa de mejores estrategias y mayor ímpetu de parte de los empresarios nicaragüenses.

Actualmente Nicaragua exporta puros, ron, un poco de carne e importa fertilizantes y maquinaria agrícola.

La intensidad de la relación quedará sellada a finales de este año con el inicio de la construcción de un moderno edificio en Managua, que albergará a la legación diplomática de la Federación Rusa en la capital nicaragüense.

“Uno como el de Estados Unidos”, dice a modo de broma el embajador ruso.



Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=375528
avatar
belze
Staff

Masculino Cantidad de envíos : 6243
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Rusia puede abrir bases militares en Venezuela, Nicaragua y Cuba

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.