Foro Defensa México

Programa Nuclear chino: un discurso y un funeral

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Programa Nuclear chino: un discurso y un funeral

Mensaje por ·¦·Füµ®€R·¦· el Noviembre 11th 2009, 23:09

Programa Nuclear chino: un discurso y un funeral

Alexandre Calvo Cristina
martes, 10 de noviembre de 2009

El programa espacial chino ha sido noticia por dos motivos distintos la última semana. Por una parte ha fallecido Qian Xuesen , considerado padre de la astronáutica del país, mientras que por otra el general Xu Qiliang, comandante en jefe de sus fuerzas aéreas, ha declarado públicamente que la competición militar en el espacio es "inevitable".

Qian Xuesen (también trascrito como Tsien Hsue-shen), generalmente considerado la principal figura del programa espacial y de misiles chinos durante sus primeras décadas, nació el 1911, el mismo año en que la última dinastía imperial cedió el paso a la República, despertando enormes esperanzas de cambio en el gigante asiático, posteriormente ahogadas por los largos años de guerra civil, la invasión japonesa, y los más de setenta millones de muertos del Maoísmo.

Nacido en Hangzhou (China oriental), Qian se licenció en ingeniería mecánica en Shanghai y obtuvo una beca para estudiar en el prestigioso MIT (Massachussets Institute of Technology), tras la que pasó a investigar y dar clases en el también famoso Caltech (California Institute of Technology). Allí jugó un papel esencial, aunque poco conocido, en los primeros esfuerzos norteamericanos durante los años 30 del pasado siglo en el campo de los cohetes y la propulsión a reacción. La década siguiente contribuyó a crear el Jet Propulsión Laboratory, actualmente uno de los principales centros científicos de la NASA.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial supuso para Qian, como para gran parte de la comunidad científica, su incorporación al esfuerzo bélico, y en su caso concreto su entrada en el Consejo Consultivo Científico del gobierno norteamericano. En el teatro europeo Chiang asesoró al Ejército Estadounidense en materia de tecnología de dirección de misiles balísticos, y, tras la victoria sobre el nazismo y con el empleo provisional de teniente coronel, fue encargado de interrogar a varios científicos alemanes, incluido Werner Von Braun y estudiar las instalaciones de producción de misiles V-2.

Todo parecía sonreír pues a Qian, a quien la guerra había supuesto un impulso a su carrera científica, ya consolidada. Es necesario recordar que el programa alemán de misiles de crucero (V-1) y balísticos (V-2), aunque demasiado reducido y tardío para afectar el curso del conflicto, despertó un enorme interés entre los aliados y la Unión Soviética, conscientes todos ellos que se trataba, junto con la bomba atómica fruto del proyecto Maniatan, de las armas del futuro. Su mentor, el destacado físico y ingeniero de origen húngaro Theodore von Karman, le describió como "Un genio sin lugar a dudas, cuyo trabajo está proporcionando un enorme impulso a los avances en aerodinámica de altas velocidades y propulsión a reacción" y en 1949 redactó una propuesta para una nave espacial con alas considerada como la inspiración inicial para el programa de investigación que desembocaría finalmente en el trasbordador espacial.

Justo en el momento más álgido de su prestigio, llegó el golpe que supuso su expulsión de Estados Unidos y el inicio de una segunda carrera profesional en su tierra natal. En 1950, un año después de la victoria comunista en la larga Guerra Civil China, Qian solicitó permiso para visitar a sus padres en la recién nacida República Popular y poco después fue acusado por el FBI de ser un simpatizante comunista y despojado de su acreditación de seguridad.

La acusación, fundamentada en un documento de 1938 del Partido Comunista de Estados Unidos que mostraba que Qian había participado en un acto social considerado por el FBI como una reunión clandestina de dicho partido en Pasadena (California), fue rechazada por Qian, que recibió el apoyo de sus colegas en Caltech, llegando la institución a contratar a un abogado para defenderlo. En un primer momento Qian intentó conseguir que se le permitiese trasladarse a la China, pero fue sometido a arresto domiciliario, mientras que cuando más tarde decidió quedarse en América y defenderse de las acusaciones acabó siendo expulsado del país.

La expulsión tuvo lugar en 1955, siendo deportado a China, país que lo acogió como un héroe y lo empleó inmediatamente en su embrionario programa de cohetes. Según diversas fuentes se convirtió más adelante en un devoto comunista y llegó a formar parte del comité central del Partido Comunista Chino.


El caso Qian tuvo lugar en pleno apogeo del temor a la expansión e infiltración comunistas, y tras la extremadamente dolorosa pérdida de China, país con el que numerosos norteamericanos tenían lazos afectivos y religiosos, y que era visto por muchas iglesias estadounidenses como el gran campo abonado para la expansión del cristianismo. Pese a que el número de conversos fue siempre pequeño en términos relativos, muchos de los grandes líderes chinos de la primera mitad del siglo pasado, incluyendo el padre de la revolución Sun Yat-Sen, su sucesor y hombre fuerte de la China nacionalista Chiang Kai-Shek, y su esposa y "ministro de exteriores" Mayling Soong, profesaban dicha fe.

Era realmente un traidor comunista Qian? O fue su expulsión un trágico error? Opiniones las hay para todos los gustos, quizás el caso sea uno más de los muchos aspectos oscuros que rodean la llegada al poder del Partido Comunista Chino, y que incluyen el papel jugado por las fuerzas soviéticas de ocupación en Manchuria y el acierto de la misión de mediación del General Marshall. En todo caso, y sea cual sea la verdad, es evidente que la pregunta de quien perdió China, y muchos de los interrogantes accesorios, continúan abiertos. No olvidemos que una guerra no se acaba cuando callan los cañones, puesto que empieza entonces la última batalla, en la que se determinan cuales son las lecciones históricas que guiarán a los futuros oficiales.

De lo que no parece haber ninguna duda es que su incorporación al embrionario programa espacial chino contribuyó decisivamente al éxito del mismo. Bajo su dirección China desarrolló la primera generación de sus misiles "Larga Marcha" y lanzó su primer satélite artificial en 1970. También empezó el desarrollo de los misiles antibuque Silkworm (gusano de seda). Aunque su programa espacial tripulado dio sus primeros pasos mucho después de la jubilación de Qian, en el fondo no deja de ser fruto, aunque lejano, de su obra.

Como suele ocurrir, el paso de los años permitió una reflexión más serena sobre los hechos que forzaron su salida de Estados Unidos, y Caltech le distinguió el 2001 con el título de exalumno distinguido. Sin embargo Qian nunca volvió a pisar suelo norteamericano.

La suerte ha querido que la noticia del fallecimiento de Qian Xuesen haya sido seguida a los pocos días por un discurso del comandante en jefe de las Fuerzas Aéreas Chinas, general Xu Qiliang, en el que, en contradicción directa con las tesis oficiales repetidas hasta la saciedad por Beijing que China no lleva a cabo ningún programa espacial con finalidades militares, ha afirmado que la competición militar en el espacio es "inevitable".

Uno de los párrafos del discurso, que ha recibido una gran atención mediática por parte de todo tipo de publicaciones, incluida la agencia oficial china Xinhua, asegura que "La competición entre fuerzas militares se desarrolla hacia el cielo y el espacio, se está extendiendo más allá de la atmósfera y hasta en el espacio exterior. Estos acontecimientos son algo históricamente inevitable y no se pueden deshacer", mientras que otro afirma que "La militarización del cielo y del espacio son un reto a la paz de la humanidad. Ante este reto, no tienes voz si no tienes poder. Solo si tienes un fuerte poder puedes proteger y salvaguardar la paz".

En el pasado Beijing ha solicitado públicamente en diversas ocasiones un acuerdo internacional prohibiendo las actividades militares en el espacio, pretensión rechazada por Washington, y ha negado estar desarrollando armas espaciales. Pese a dicha postura, son muchos los observadores que contemplan con gran preocupación el constante rearme chino, que tiene lugar entre otros campos en el espacio. Dichas sospechas han sido alimentadas por el derribo el 2007 por parte de la China de uno de sus propios satélites, en lo que fue ampliamente interpretado no sólo como un ensayo sino como una advertencia.

En este sentido las palabras del general Xu pueden suponer otro toque de atención sobre la verdadera naturaleza de las intenciones chinas. Xu también afirmó en su discurso que las Fuerzas Aéreas modificarían su cometido de la defensa del territorio a una postura parcialmente ofensiva, expresión ya empleada por el ministro de defensa chino el pasado agosto.

Algunos expertos en seguridad, sin embargo, creen que el discurso debe ser interpretado en clave interna, y más concretamente en el marco de la competición por recursos entre la Fuerza Aérea y la Armada.

En este sentido, afirman que el tono y el estilo de las afirmaciones del general Xu son parecidos a los empleados por su homólogo al frente de la Armada china, el almirante Wu Shengli, en abril del corriente año, una semana antes de su 60 aniversario. En dicha ocasión el almirante Wu anunció públicamente el desarrollo de una nueva generación de navíos de guerra, declaraciones ampliamente interpretadas como confirmación que se había iniciado finalmente la construcción del primer portaaviones chino, construcción no reconocida oficialmente pero considerada un hecho por la comunidad de inteligencia de Taiwán.

Dado que el discurso del general Xu también tuvo lugar justo una semana antes del 60 aniversario del ejército que dirige, dichos expertos lo ven como un movimiento más en la lucha soterrada por el reparto del presupuesto de defensa.
avatar
·¦·Füµ®€R·¦·
Miembro Honorario
Miembro Honorario

Masculino Cantidad de envíos : 4769
Fecha de inscripción : 18/07/2008 Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Programa Nuclear chino: un discurso y un funeral

Mensaje por juansk8 el Noviembre 11th 2009, 23:51

pues se veia que el tal Qian Xuesen era chingon!
y se ve bueno el programa espacial lanzado por el Presidente chino, Hu Jintao, aunque estan ocultando algo por que con la visita que obama va hacer al gigante asiatico los chino no quieren hablar nada sobre ese tema y se me hace que china no quiere que los gringos sepan algo.
avatar
juansk8
Potro
Potro

Masculino Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 17/10/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.