Foro Defensa México

En el Centenario de la Defensa de Veracruz

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

En el Centenario de la Defensa de Veracruz

Mensaje por CaballeroDelMar el Mayo 10th 2012, 15:35

Recuerdo del primer mensaje :

Para consultar imagenes sobre la invasion de Veracruz, consulte el siguiente tema:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Hoy 10 de mayo, no solo se festeja el dia de las madres, hace 98 años fallecio un gran heroe de la patria, un heroe que en epoca de tribulacion e invasion extranjera decidio defender el suelo nacional a pesar de la desventaja numerica y estratagica y claro estamos hablando del Teniente de Artilleria Jose Azueta Abad heroe de la 2da intervencion estadounidense.

A continuacion poco datos importantes y una breve biografia de tan noble heroe.
•Nació en el puerto de Acapulco, el 2 de mayo de 1895. Era hijo del comodoro Manuel Azueta, inspector general de la armada y comandante de la escuadrilla naval del Golfo de México. Ingresó como cadete el 1° de septiembre de 1910; inquieto e indisciplinado, solicitó su baja de la Escuela Naval en noviembre de 1913, para incorporarse como teniente táctico en el ejército mexicano.
•El 21 de abril de 1914 el ejército norteamericano desembarcó en el puerto de Veracruz.  José Azueta se sumó a la defensa del puerto, se apropió de una ametralladora y abrió fuego contra los invasores estadounidenses, barriendo al enemigo.
•Enterado de la acción de su hijo, el comodoro Azueta intentó disuadirlo. En esos momentos el joven fue herido en una pierna pero continuó disparando, hasta que recibió otra bala. Herido fue auxiliado por dos cadetes; en la maniobra recibió un tercer disparo que le alcanzó el brazo.
•Fue trasladado al hospital de la Cruz Roja y posteriormente a su casa, donde fue visitado por los mejores médicos del puerto. El almirante estadounidense Flechter, en reconocimiento a su acción valerosa, envió algunos doctores a revisarlo pero él se negó a ser atendido por el enemigo.
• Sus heridas le provocaron la muerte en la tarde del 10 de mayo. Fue enterrado en un cementerio particular veracruzano.  Al morir, José Azueta contaba con 18 años de edad.
Informacion recabada en: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Este es un resumen de la gesta Heroica del 21 de Abril, extraido de una Biografia del Comodoro Manuel Azueta:

La mañana del 21 de abril de 1914 el comodoro Manuel Azueta apenas desayuno y temprano salió de su modesta casa en Benito Juárez numero dos, enfilando nerviosamente a la comandancia Militar de la plaza, para ponerse a las ordenes del general Maass, en virtud de la gran alarma que había en la Ciudad, donde todo era carreras, cierre de comercios, rumores y zozobra. En el cuartel fue informado que el comandante general y sus tropas habían salido del puerto, cumpliendo ordenes superiores. Asombrado e irritado por semejante noticia, se contemplo en su albeante uniforme de jefe de la flotilla del Golfo, pero sin ningún elemento de que disponer para luchar contra los invasores, cual era su deber. ¿ Como que dar inactivo frente al ultraje? Una luminosa idea cruzo por su mente y apresuradamente volvió hasta su casa donde contó a su esposa lo que sucedía, y que el iría a la Escuela Naval - su alma mater - para defenderla. Ala señora - con quien había convivido veintisiete años de comprensivo y feliz matrimonio -- le indico que para ello necesitaba cambiarse el uniforme por un traje de civil, pues si los americanos le descubrían uniformado desde luego le matarían. Azueta se cambio rápidamente, beso a la compañera de su vida y salió seguido de su asistente que en una bolsa llevaba el uniforme, el kepí y el espadín. Casi corriendo se dirigió a la Escuela que entonces existía en frente al malecón y a la bahía surcada de lanchones llevando marinos yanquis a los muelles.

Llegando al zaguán, el cadete Eduardo Colina que hacia guardia no conociéndole sin uniforme le marco el alto de rigor, gritando cabo de cuarto el cual se presento el cual se presento y reconociendo a su superior se cuadro pasando ambos al interior.


Perspectiva de la bahía de Veracruz donde pueden verse los muchos Barcos norteamericanos que llegaron a reforzar la invasión.

Eran las once de las mañanas del caluroso 21 de abril cuando Azueta llego al mando plantel, en donde dominaba el desconcierto pues su director esperaba noticias u ordenes para proceder.

Azueta llego hasta el amplio cuadrilátero del patio cerrado por arcadas y corredores, y ahí quitándose el sombrero, los mas fuerte que pudo grito: ¡A las armas, muchachos, la patria esta en peligro! ¡Viva México! Lo que fue suficiente para que la concisa arenga produjera un brioso ardor colectivo que se tradujo en estruendosa contestación de los bisoños cadetes enardecidos por su antiguo director y admirado jefe. Y a coro repitieron: ¡Viva México!

Toda la escuela quedo de inmediato bajo las ordenes del comodoro Azueta como el marino de mas alto grado, y el director fue el primero en disciplinarse, cooperando con aquel a organizar la defensa. Los fusiles fueron empuñados y las dotaciones de parque repartidas. Con los muebles y colchones se improvisaron barricadas tras las puertas y los balcones. “ Napoleón ”, el pintoresco portero de la Escuela corrió a poner el candado sobre la gran puerta principal. Azueta subió precipitadamente al piso alto - seguido por el director y varios oficiales de marina que también había acudido al plantel para combatir - y se instalo en uno de los balcones. Desde ahí dominaba toda la bahía ya que nada existía entre esta y la escuela. El panorama era importante, trágico y estimulante a la vez. El comodoro sintió que la sangre se le subía a la cabeza - y ya portando su uniforme de tal - ordeno que todos los combatientes se aprestaran a disparar desde los muchos balcones y ventanas, cuando él diera la orden.

Todos quedaron como en suspenso. El tiroteo había principiado por el rumbo de la ciudad, iniciado por la pequeña fuerza de voluntarios que se había presentado al teniente coronel Manuel Contreras, quien los armo al igual que el teniente coronel Albino Cerillo a los reos de la secular prisión de San Juan de Ulúa. El tiroteo crecía y se generalizaba por varias partes. les dejó aproximarse y cuando sintió suficientemente cerca grito: ¡Fuego! Respondiéndoles simultanea descarga de los cadetes a los invasores, muchos de los cuales cayeron; otros desconcertados por el sorpresivo ataque quisieron correr, detenidos por las voces de sus jefes.
 
El comodoro Azueta continuaba dando voces de mando cuando el joven cadete de 17 años Virgilio Uribe Robles, fue alcanzado por una bala que le hirió en la cabeza, salpicando de sangre el blanco uniforme del comodoro, quien lo recibió en sus brazos. Era la primera baja que sufría la Escuela. El herido fue enviado a la cruz roja ante la consternación de los que se dieron cuenta. Pero Azueta ordeno que siguieran en sus puestos continuando el fuego.

Antes se iniciara el combate el teniente de artillería José Azueta, hijo del comodoro habiase presentado ante su padre cuando este organizaba la improvisada defensa de la Escuela.

Un profundo sentimiento de solidaridad le llevo al plantel donde había estudiado durante cuatro años y el que abandonara apenas cuatro meses antes de haber sido reprobado en el último curso de la carrera. Ese día era de asueto en el servicio y la noche anterior se había desvelado, por lo que no vio a su progenitor en su casa, en la mañana. Por ello el busco en la escuela, donde estaba seguro habría de encontrarle. Su padre pundonoroso militar, le dijo que él se quedaría ahí para cumplir con su deber, a lo que él le contesto: “ ¡pues yo también me quedo!” y salió corriendo hasta el vecino cuartel, regresando apoco con una ametralladora cargada por un soldado. con ella se situó cerca de la esquina que por la parte de atrás formaba la Escuela Naval con el entonces Colegio Preparatorio - hoy Ilustre Instituto Veracruzano - y parapetado detrás de un poste emplazó su arma disparándola desde luego sobre los invasores que se acercaban al malecón, tocando algunos con sus proyectiles, ya que José Azueta era duchon el manejo de las armas, pues inclusive actuaba como instructor de ametralladoras en el batallón de la batería fija a la que fue adscrito al solicitar su ingreso al ejercito al Ejercito.

Los cadetes navales - su antiguos compañeros y varios de ellos amigos íntimos - que combatían desde los altos balcones laterales del plantel, de las ventanas de la planta baja o por las improvisadas aspilleras abiertas en los muros, pronto vieron al alto y joven teniente de dieciocho años que en la calle se batía con terrible ardor, y abisaron de ello a su padre, en tanto a todos le aclamaban y vitoreaban pues las ráfagas de su ametralladora - servido el parque por su asistente que a poco resulto muerto - barrían a los invasores, lo cual fue visto con gemelos por el comandante del Praerie, quien ordeno cañonear la Escuela, que comenzó a recibir directamente el fuego sobre su fachada, destruyendo paredes, balcones, muebles y la puerta de entrada, a mas de arrasar sus techos.

Estimulado José Azueta por el cañonero, los vítores de sus compañeros y por ver asomarse desde un balcón a su padre, alzo la ametralladora y poseído de tremendo e irreductible ardor bélico, la emplazo a media calle contestando a los requerimientos de que se resguardara diciendo que necesitaba apuntar claramente a sus objetivos.

El comodoro sintió como una puñalada en el corazón al ver lo que su hijo hacia, comprendiendo que seria alcanzado por las balas enemigas. Irreductible en su actitud y como poseído de un coraje de exterminio que le hacia ignorar el peligro o sublimar los riesgos, hizo accionar nuevamente su arma quedando a pecho descubierto. Pero los invasores venían provistos para tales circunstancias ya que traían expertos tiradores, provistos de rifles de largo alcance y dotados con miras telescópicas. Así, todo fue cuestión de apuntar sobre el denodado artillero que a poco sintió el intenso y penetrante impacto de la bala sobre una pierna.

No obstante la hemorragia, hincado continuo disparando hasta ser herido en la otra pierna, cayendo entonces sobre el empedrado de la calle. Todo esto sucedía en la tarde ya y fue observado por el acongojado padre, que alcanzo a ver cuando el cadete Juan Castañon corría a recoger a su compañero, ayudado por otros mas.

Fue, en este momento que una tercera bala, esta expansiva, le voló el codo del brazo derecho, que solamente quedo adherido por los tendones. Las heridas eran de gravedad y así lo comprendió el comodoro Azueta que ordeno fuese rápidamente llevado a la Cruz Roja, regresando él a dirigir las operaciones de defensa, que era prácticamente insostenible por la falta de parque y de armamento adecuado para combatir con buques de guerra.

Esto le movió a convocar una junta de jefes y oficiales en la cual se decidió evacuar el plantel, lo que se hizo alrededor de la 7 de la noche saliendo por una de las ventanas del comedor quedaba atarazanas, dejando todas las luces del plantel encendidas para engañar al enemigo que desde sus navíos barrían la ciudad con potentes reflectores para que pudiesen ser vistos los objetivos para sus tiradores.

El comodoro Manuel Azueta, ordeno que la armada columna se dirigiera a la comandancia militar, en donde fue informado que su jefe el General Gustavo Maass se encontraba con la fuerza a su mando en tejería.

En la estación de los cocos fueron alcanzados por el medico militar Marcelino D. Mendoza, quien le indicó que el cadete Virgilio Uribe había fallecido, y que el teniente José Azueta había sido trasladado a la casa de su hermana Rosario, después de haber sido atendido por el distinguido doctor Rafael Cuervo quien se dio perfectamente cuenta de que seria difícil salbar la vida del héroe herido.

Entrada ya la noche y en completa oscuridad la columna continuo caminado dificultosamente. El comodoro Azueta - embargado por sobrios presentimientos - marchaba tras sus antiguos alumnos cuando al hacer esfuerzos para trepar un altozano sintió que sus tejidos inguinales se desgarraban, comprobando que se habían herniado en momentos que tanto necesitaba de sus completas facultades.

En Tejería telegrafío a la superioridad rindiendo la cónico informe y ahí fue alcanzado por su hijo Manuel, oficial de marina y en tejería también le llego la comunicación que le dirigía Mistar Canadá, el cónsul Estadounidense en Veracruz, y quien debido a la gravedad de su hijo José le invitaba a pasar al puerto para verle, en la inteligencia de que se le daría garantías para salir y entrar a la heroica e invadida ciudad. Con amargura leyó Azueta al atento despacho.

Y aunque en su mete cruzo la posibilidad de no ver nunca a su hijo, no dudo cual debería ser su contestación, declinado cortésmente la invitación.

Días después el comodoro Azueta recibió ordenes de proseguir por tren hasta la capital de la república, encabezando la columna de 80 cadetes navales 10 jefes y 20 marinos todos los cuales era entusiasmaste recibido en las poblaciones por donde pasaban rindiéndoseles honores de héroes en la estación de esperanza, por las fuerzas del general ahí acampado que les invito a desayunar pronunciando el discurso de rigor.

Azueta llego a la capital al igual que sus acompañantes, habiendo sido aclamados por los alumnos y oficiales del colegio militar. Ahí redacto el pormenorizado parte que con fecha 27 de abril de 1914 rindió al secretario de guerra y marina, quien se encontraba dudoso si el comodoro debía sujeto a proceso por desobediencia o si por el contrario era acreedor a una exaltación por la patriótica, espontanea e improvisada defensa de la Escuela Naval. Por fin, el régimen Huertista se decidió por esto ultimo y sele impulso alusiva condecoración, designándole el 9 de mayo

Magistrado del supremo tribunal militar, puesto que apenas desempeño por la caída del usurpador, que se embarco en Puerto México, hoy Coatzacoalcos. El 10 de mayo su hija Rosario le telegrafío la muerte de José, transfigurado desde entonces en héroe legendario y magnifico por su total sacrificio, ya que incluso, se rehuso a ser curado por médicos yanquis o a permitir que se le enviase a Nueva York - como el pretendida el Almirante Fletcher—en el barco mas rápido de la flota del Golfo. aunque esperado no por ellos el golpe fue menos duro para el padre del héroe que junto con su hijo Manuel lloro en silencio la terrible pena sin poder tener el consuelo de estar a lado de los suyos separados por el odiado invasor que ultrajaba el suelo de la amada ciudad prócer y desde entonces cuatro veces heroica, por mas que la definitiva sanción oficial viniera después.

Biografia de Jose Azueta, sacada de Wikipedia:

José Azueta Abad (Acapulco, Guerrero; 2 de mayo de 1895 - Veracruz, Veracruz; 10 de mayo de 1914) fue un marino mexicano, que luchó contra la Ocupación estadounidense de Veracruz el 21 de abril de 1914.

Primeros años
Nacido en el puerto de Acapulco, Guerrero, el 2 de mayo de 1895, siendo hijo del Comodoro Manuel Azueta Perillos y de Josefa Abad. Debido a la ocupación de su padre en el servicio militar, se trasladaron al puerto de Veracruz donde más tarde establecen su residencia. Allí cursó la educación básica en la Escuela José Miguel Macías de Veracruz donde mostró aprovechamiento en el estudio y sobre todo muy buena disciplina y conducta. A sus 11 años, su padre fue ascendido de Capitán de navío a Director de la Escuela Naval Militar, en ese momento mostró su interés y cariño por la profesión de su padre, dado que convivía con los cadetes de la naval, y fue así que en 1909 comenzó a tomar clases impartidas en dicha escuela. A sus 15 años, encontró más atractiva su carrera y se decidió por ella enviando su solicitud de ingreso al Secretario de Guerra y Marina el 1 de agosto de 1910 para internarse en la Escuela Naval Militar; Al cumplir con los requisitos planteados, fue seleccionado para su ingreso y nombrado alumno interno el día 27 de agosto de la Escuela Naval Militar, dándose de alta el día 1 de septiembre.

Cadete de la Heroica Escuela Naval Militar

El 13 de octubre de 1910, solicitó presentar los exámenes correspondientes de su primer año, debido a que ya se consideraba capacitado para hacerlos, así consiguió que se le otorgaran dando resultados satisfactorios. Durante su estancia en dicha escuela, demostró su inquietud ganándose los arrestos domingueros a causa de su comportamiento. En sus primeras practicas navales, tuvo lugar sus primeros embarcos el 18 de junio de 1911 abordo del velero "Yucatán" desembarcando en 18 de agosto y en el cañonero "Morelos", el 16 de junio de 1912 transbordando al cañonero "Bravo" finalizando su viaje naval con su desembarco el 14 de agosto de ese año. Realizó nuevamente otra navegación abordo del velero "Yucatán" del 16 de junio al 31 de julio de 1913. El 23 de noviembre de ese mismo año, solicita su baja ante el Secretario de Guerra y Marina para ser trasladado al Ejército como oficial de Artillería de la milicia permanente.

"Teniente táctico" de artillería en el Ejército Mexicano

El día 9 de diciembre de 1913 dio su baja en la Escuela Naval Militar para darse de alta en la Batería Fija de Veracruz con despacho de "Teniente Táctico" de Artillería demostrando buena capacidad y aplicación, además de desempeñar una valiente y veraz actitud heroica que llegó a distinguirse y a perdurar entre los demás.

Desempeño durante la Ocupación estadounidense de Veracruz

El 21 de abril de 1914, el puerto de Veracruz sufrió el arribo de las tropas estadounidenses en la Ocupación estadounidense de Veracruz. José Azueta fue avisado por el general Gustavo A. Mass que fungía como comandante militar de la plaza a la que pertenecía para evacuar el puerto. Tras haber comenzado la invasión se instalaron dos baterías de artillería tras la Escuela Naval, luego de que los estadounidenses ya habían tomado la aduana marítima. Estas baterías no entraron en combate y se retiraron por órdenes de la comandancia militar, pero no Azueta, quien decidió quedarse en el sitio junto con algunos cadetes de la Escuela Naval Militar y así enfrentarlos rumbo a la Aduana. Mientras, los retirados dieron aviso de esto a su padre el C. Manuel Azueta quien dirigía la defensa de la escuela. José Azueta disparaba y combatía con una ametralladora cubriéndose tras una planta eléctrica.

Tras haber permanecido largo tiempo en constante peligro, logra en gran parte numerosas bajas de los cuerpos de las tropas estadounidenses y evita su avance a la escuela. Posteriormente, Azueta decide cambiar de posición a un sitio más avistado por los invasores, punto clave para ofrecer más y mejor resistencia ante ellos. Ante esto, sus cadetes colegas advirtieron insistentemente que cambiara nuevamente de posición. Minutos después fue herido en una pierna, no deteniéndolo en su veraz defensa por su patria, hasta que fue herido en la otra pierna dejándolo hincado y con fuertes hemorragias sin posibilidades de seguir luchando en batalla. Al verlo convaleciente, Juan Castañon fue en auxilio del teniente para salvaguardarlo en un sitio seguro, en su intento sufre una tercera herida.

Tras llevarlo al Hospital de Sangre y finalmente a su casa, recibe atenciones de uno de los mejores médicos del puerto en una nueva batalla por salvarle la vida en un estado muy delicado. El almirante estadounidense, Frank Friday Fletcher al percatarse de su notable desempeño y actitud en el campo de la batalla y su casi agonizante estado, manda a un cirujano para que apoyara en su atención médica. Al presentarse en su casa, Azueta en gesto de desafío se negó a ser atendido en orden de un invasor, señalando que prefería morir al ser curado por un enemigo de su patria.

Galardonado ascenso Militar

El 24 de abril, por disposición del Presidente de la República, El Teniente José Azueta fue ascendido de inmediato al grado inmediato superior, expidiéndose despacho de Capitán Segundo Táctico de Artillería por su mérito desempeño en combate. El 29 de abril, es galardonado ante el agradecimiento nacional, con la medalla de oro de Condecoración Segunda Invasión Norteamericana.

Nuevamente el 1 de mayo, fue expedida por el Presidente de la República, la cruz 3ª Clase del Mérito Militar al Capitán Segundo de Artillería José Azueta por haber protegido el retiro de la batería y enfrentando en combate. Tal hecho, fue señalado por Mass hacía el Secretario de Guerra y Marina, hecho falso al comprobarse que la batería ya se había retirado mucho tiempo antes, Mientras el Teniente José Azueta solo se dedicaba a combatir a los estadounidenses en defensa de la plaza.

Muerte

Después de los reconocimientos recibidos, y a causa de las graves heridas recibidas en combate, José Azueta fallece a las 16:10 horas del 10 de mayo de 1914. Al morir el C.S. de A. José Azueta, el cónsul de los Estados Unidos en Veracruz William W. Canada informa a su padre el Comodoro Manuel Azueta del sensible fallecimiento de su hijo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Cuadro del Teniente Azueta frente a los invasores
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Teniente Jose Azueta herido a pocos dias de su fallecimiento

Informacion sacada de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
CaballeroDelMar
Staff

Masculino Cantidad de envíos : 1403
Fecha de inscripción : 16/03/2012 Edad : 33

Volver arriba Ir abajo


Re: En el Centenario de la Defensa de Veracruz

Mensaje por ivan_077 el Agosto 17th 2014, 01:02


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

__________________________________________________________________________________________________
"No hay mas diferencia entre los hombres que el vicio o la virtud" Jose Maria Morelos y Pavon.

No hay raza inferior; solo hay sujetos inferiores
Bendita se la muerte, porque a nadie le concede lo que no les da a todos los demas;alabada sea la muerte que se yergue piadosa ante el hombre que ha cumplido su deber.
avatar
ivan_077
Staff

Masculino Cantidad de envíos : 7905
Fecha de inscripción : 14/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Foro "En busca de una solución diplomática a la invasión estadounidense de 1914"

Mensaje por Lanceros de Toluca el Mayo 21st 2015, 23:39


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Lanceros de Toluca
Alto Mando
Alto Mando

Masculino Cantidad de envíos : 19875
Fecha de inscripción : 25/07/2008 Edad : 97

https://www.facebook.com/pages/Defensa-M%C3%A9xico/3631280304218

Volver arriba Ir abajo

Re: En el Centenario de la Defensa de Veracruz

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.